Para todos los públicos Marcelino y Bordalás, íntimos "enemigos"