Para todos los públicos La sala Apolo de Barcelona experimenta con un concierto con test rápido