Un equipo de investigadoras descubre una sustancia que previene enfermedades neurogenerativas en la leche materna