Para todos los públicos El sector turístico portugués intenta resistir el verano ante la menor llegada de extranjeros