Las empresas están obligadas a unas medidas de seguridad que, de incumplirse, pueden facilitar el acceso a los estafadores