Para todos los públicos Una tienda de Bilbao cobra 15 euros a los clientes que quieran probarse un traje