Las dos vías para reformar la Constitución