Para todos los públicos Múnich está al límite de su capacidad de acogida