Lagarde pide profundizar la reforma laboral rebajando los costes, pero "no necesariamente los salarios"