Para todos los públicos  Por primera vez el Prado enseña alguna de sus joyas menos conocidas