Henry Cavendish, y el valor de la constante de la gravitación universal