Siria, la revolución imposible